VOCES DE QUIMERA

24 enero 2010

LA NIÑA RAYUELA

Cuando hay noches como esta.
Te abrazo,
Me abrazas,
Y no te digo nada,
Tal vez interese un beso,
Subyugado a las disposiciones de tus labios.

Te acorralo el cuerpo
Sobre la ropa,
Mientras tus discursos
Odiando pseudointelectuales,
Alimentan esa mirada insistente.

Corres con el pensamiento,
Y los bolsillos llenos de pequeñas enseñanzas,
Semejanzas,
De esa noche indecisa,
De ese aroma a pueblo,
Desolado, reiterativo
Agónico y extasiado.

Que la aurora,
Que Cortázar,
Que acariciemos Saramago,
Y repensemos a Kundera,
Que bésame de nuevo
Que tengo frio,
Que no crees en nada, ni nadie.
Que deja los sueños a la carrera.

La mañana,
Y desvistes tu euforia,
Mujer de pechos blancos,
Y respiración presurosa,
Mientras acaricias mis ojos,
En un lago imaginario.

La despedida.
La ausencia.
Y esa nota,
Sensata
Para algún mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario